En esta entrevista, Ariel Dorfman, Fundador y Director de la Fundación Encontrarse en la Diversidad, reflexiona sobre la construcción de la identidad, cómo operan los prejuicios y qué aspectos  tendrían que considerar para ser diversas, entre otros temas.

¿Cómo ves la gestión de la diversidad en las empresas?
En España, en Europa, en EE.UU y Canadá tiene muchos años. En la región recién está empezando a aparecer, con una característica super interesante que es que somos una región realmente diversa. Tenemos diversidad en el sentido religioso, cultural, étnico; la diversidad sexual tiene un encuadre legal que no tiene en otras regiones del mundo. Estamos en una región -y sobre todo en un país- donde la convivencia no es algo que tenemos que crear, sino que tenemos que replicar. Estuve en el interior por trabajo y ahí ves -por ejemplo- que la convivencia entre árabes y judíos es algo natural, que se da en lo diario, y que no hay que forzar, sino replicar cosas que se dan en el ámbito social naturalmente, en el ámbito de la empresa.
Yo creo que todavía esto no llegó. Me parece que la empresa tiene reglas que atrasan, que los trabajos en equipo y los liderazgos se pueden potenciar de otras formas. Donde la multiplicidad de voces no sea un cuestionamiento al liderazgo, sino una potencialidad del liderazgo. Se dice que del 40% del trabajo que viene no sabemos ni siquiera los nombres. ¿Entonces cómo te preparas para eso si no es con un kit de diversidad? Si no sabes lo que vas a necesitar, si empezás a armar equipos y organizaciones que tengan la suficiente flexibilidad para adaptarse a lo que viene, que sospechás que tiene que ver con la innovación, con las nuevas tecnologías… Para tener innovación, tenés que tener un equipo, una empresa, una organización diversa, entendiendo la diversidad como todo lo que somos las personas.

“Para tener innovación, tenés que tener un equipo, una empresa, una organización diversa, entendiendo la diversidad como todo lo que somos las personas.”

¿Qué aspectos tienen que considerar las empresas?
En algún punto lo que venimos a reformular tiene que ver con la perspectiva de la identidad, y del otro. Estamos acostumbrados a la identidad, ya sea personal u organizacional, como algo monolítico y único. Y es de una rigidez bastante fuerte, que tiene límites, y me parece que vamos a necesitar estructuras que se puedan adaptar mucho más y que se parezcan más a las personas que están adentro.
Entendiendo los nuevos paradigmas, que tienen que ver con los trabajos y los derechos humanos, a la empresa le va a resultar -competitivamente hablando- cada vez más difícil no entender ciertos estándares para sus clientes, sus equipos de trabajo y sus proveedores, que no incluyan la diversidad.
Cuando te hablo de diversidad me refiero a grandes ejes culturales, como puede ser, cuestiones etarias, de género, sexual, religiosa, pero también de las distintas maneras de pensar, de trabajar, de saber. Creo que la empresa está muy arraigada en el saber academicista, que es muy valioso, pero hay otros saberes que tienen que ponerse a dialogar. El encuentro tiene que estar muy consolidado en el dialogo, pero no como acuerdo, sino como posibilidad de relación, cómo nos relacionamos con los otros. En esas diferencias puede surgir lo nuevo, si vamos repitiendo los mismos caminos del diálogo y siempre las mismas voces son la que repercuten en la idea final, los resultados van a ser los mismos y la innovación es inviable.

Ariel Dorfman

¿Cómo ves la relación entre las distintas generaciones?
Estamos llevando adelante un programa que tiene que ver con esto. En algún punto ayudamos a pensar para qué me sirven las identidades, para qué me sirve hablar de jóvenes y para qué me sirve hablar de personas adultas o con mucha trayectoria en las organizaciones. ¿Está bueno o termina siendo un límite o un condicionante? ¿Todas las personas de más de 50 años son iguales? ¿Todas las de menos de 30 años son iguales? Yo creo que hay cosas en común y hay cosas que son muy diversas dentro de ese público. Entonces hay que ver si esas diferencias intergeneracionales -que a veces son muy rígidas- terminan siendo una potencialidad o no.
Por ahí lo que terminamos haciendo es poniendo una camisa que a veces queda medio chica. Cuando tratamos con personas siempre nos operan los prejuicios. Lo que planteamos es ver qué hacemos con ese prejuicio que nos operó. Ver si es un primer acercamiento que me ayuda a acercarme y después lo empiezo a deconstruir. O bien, por el contrario, si por ejemplo me senté con vos que sos una mujer con anteojos, entonces todo lo que me ha pasado con las mujeres con anteojos va a condicionar nuestra relación.
Por otro lado, esto tiene una relación muy directa con la discriminación. Estas operaciones nos condicionan en cada relación que tenemos. Si vamos a charlar con una persona de una determinada edad, ¿va a generar alguna operación en nosotros porque tiene más de 60 años? ¿Vamos a pensar que todos los de más 60 año son así? ¿Eso condiciona o no nuestra relación? Y si confirmamos ciertos prejuicios, ¿nos va a confirmar que esa persona es todo lo que son las personas de 60? Tratamos de desnudar un poco eso que nos pasa a todos.

¿Y al revés también, de los mayores hacia los jóvenes también se da?
Absolutamente, esto es bidireccional. Todos estamos en los dos lados del mostrador del prejuicio y de la discriminación. La cuestión es que para que esto deje de funcionar mal lo primero que hay que hacer es verlo. Para que funcione mal como funciona, tiene que ser invisible. Cuando lo empezamos a ver, esto deja de tener el impacto que tiene, porque yo sé que estoy hablando con Roberto, no con una persona de más de 60 años y Roberto es único e irrepetible.
Nosotros tratamos de no hacer antropología de la diversidad, tratamos de no ver a la diversidad como objeto de estudio y que un especialista venga a hablar de la diversidad. Si no, termina hablando de discapacidad el antropólogo, de los puestos originarios el historiador. Lo que hacemos como Fundación es que nadie hable por nosotros en cada uno de estos temas. Si vamos a hablar de discapacidad, nosotros vamos a hablar con una persona que tenga alguna discapacidad, que sea especialista y profesional. Tratamos de que entre el decir y el hacer haya la menor distancia posible.
Tratamos de ayudar a las empresas a ver que no tienen sólo mujeres en la organización, sino que esa mujer, aparte de ser mujer, tiene una identidad cultural, una historia, un vínculo familiar. Si pensás que es sólo una mujer, solo la vas a tratar como una mujer. Nosotros planteamos el concepto de trama: no somos un dedo pulgar, sino que somos una huella digital. Recordar esto es trabajar en la diversidad, es la prueba más empírica que podemos encontrar, una huella digital que confirma que las personas somos únicas e irrepetibles.

“Nosotros planteamos el concepto de trama: no somos un dedo pulgar, sino que somos una huella digital. Recordar esto es trabajar en la diversidad.”

¿Qué acciones están realizando desde la Fundación?
Tenemos programas que trabajan en el ámbito de la educación formal y no formal: escuelas, clubes, organizaciones civiles. Tenemos otro Programa que trabaja en el ámbito del trabajo, también tenemos instancias en el ámbito del deporte, con el futbol nos gusta trabajar, hay algo de la cultura popular que se juega ahí que está buenísimo.
Trabajamos mucho con campañas comunicacionales. Hicimos este año la campaña “Sacale la lengua a los prejuicios”, para el Día de la Diversidad. La empezamos este año y la idea es hacerla todos los años.
Desde hace diez años realizamos la jornada “Encontrarse en la Diversidad” en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA), donde participaron más de 2500 jóvenes de instituciones educativas de Capital y Gran Buenos Aires. Con más de 10 talleres en simultáneo, se abordan las temáticas de la diversidad en el amplio sentido a través de la palabra, la música, la pintura, el debate, el juego…. invitando siempre a encontrar todo lo distinto que tenemos en común.

 

logo Fundacion encontrarse en la diversidad

Si deseás colaborar como voluntario o donante de la Fundación Encontrarse en la Diversidad, estas son las vías de contacto:

 

  • www.enladiversidad.org.ar

  • facebook: http://www.facebook.com/encontrarse.en.la.diversidad

  • twitter: @FundEncontrarse

  • e.mail: encontrarseenladiversidad@gmail.com

  • Teléfono: 2059-7861